Denuncian violencia política contra funcionaria del Municipio

30

Jaquelina Escamilla, a quien se le reconoce la labor que ha desempeñado como directora del Instituto Municipal de la Mujer de Oaxaca, implementando acciones acordes con una política orientada a la igualdad y la inclusión, conocedora de la problemática que enfrentan las mujeres y las niñas oaxaqueñas, hoy ha pasado a ser víctima de la violencia política e institucional.

Su destitución por parte del presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, ocurrió después de una fallida trasmisión del Foro virtual “Preservar la vida, la máxima necesidad en este tiempo”. Pero los antecedentes a esta decisión se originaron, de acuerdo a las propias declaraciones de la funcionaria, a una conferencia previa “Derechos de las Mujeres: derecho a decidir, por una maternidad libre y segura”, la cual provocó reacciones adversas entre los sectores más conservadores y en contra de ella, una serie de actos violatorios a sus derechos humanos por parte del Presidente Municipal, los cuales derivaron finalmente en su destitución.

Como GESMujer condenamos enérgicamente la decisión del Presidente Municipal, pues al destituir a Jaquelina Escamilla, evidencia su falta de sensibilidad, compromiso y un total desconocimiento de las atribuciones que como edil le corresponden, en el respeto a la política pública de atención a las mujeres.

Es evidente el grave error del Presidente Municipal al no escuchar las voces de las organizaciones feministas, sobre la exigencia de cancelar la conferencia “Preservar la vida, la máxima necesidad en este tiempo”, ya que atenta contra un derecho ganado en Oaxaca, el derecho al aborto libre, seguro y gratuito.

Y además, en un acto de clara provocación, con el cual pretende reafirmar su posición de poder, ha reprogramado la citada conferencia, de acuerdo a un aviso desde la propia red social de FB del Instituto Municipal de la Mujer.

La intromisión de los sectores conservadores en las instituciones públicas, violenta todo principio de estado laico, lo cual debe ser visibilizado y sancionado. Los recientes hechos han colocado varios temas centrales a los cuales hay que darle seguimiento puntual:
1.- Los derechos políticos de Jaquelina Escamilla deben ser protegidos, así como salvaguardar su integridad y la de su familia, toda vez que el Presidente Municipal ha dado muestras de diferentes tipos de violencias en su contra.

2.- La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca ha emitido las medidas cautelares, lo cual es fundamental, pero su papel será evaluado a partir de los resultados de su investigación y de las acciones que de ella deriven. La DDHPO tiene frente a sí una prueba para mostrar su capacidad real de intervención a favor de los derechos humanos.

3.- Jaquelina Escamilla ha sido víctima de violencia política y ese acto debe ser resarcido y sancionado, a fin de enviar un mensaje claro de que todas las mujeres tienen derecho a participar en la vida pública, libres de todas las formas de violencia.

4.- La citada conferencia, contraria a un principio fundamental de decisión sobre el propio cuerpo, debe ser cancelada en el ámbito institucional, los recursos públicos no pueden ser utilizados para promover actos contrarios a la Ley que garantiza el derecho al aborto libre, seguro y gratuito. Si aún con conocimiento de la ley se lleva a cabo, mostrará la cara de un Presidente Municipal insensible, autoritario y dispuesto a permitir que sean los sectores conservadores quienes definan las acciones en su gobierno.

Como GESMujer manifestamos nuestro respaldo a Jaquelina Escamilla, conocemos su trabajo y demandamos respeto total a sus derechos humanos y políticos.

Compartir