Marcus Thuram homenajea a George Floyd en la Bundesliga

61

De un costado a otro, el deporte sigue rebelándose y pidiendo justicia por George Floyd, fallecido el pasado lunes bajo custodia policial. Una extensa lista de estrellas ha ido manifestándose durante los últimos días y este domingo la protesta se trasladó directamente a Alemania, donde Marcus Thuram, delantero del Borussia Monchengladbach e hijo del prestigioso exfutbolista Lillian Thuram, celebró uno de sus goles contra el Union Berlin (4-1) con una imagen para la posteridad.

El delantero, de 22 años y que este curso suma 10 tantos en la competición doméstica, hincó la rodilla sobre el césped para homenajear al ciudadano afroamericano que murió recientemente durante un arresto en Minneapolis. De esta forma, el joven Thuram recordó el gesto que hizo en su día Colin Kaepernick, jugador de los San Francisco 49ers de la NFL.

En 2016, Kaepernick decidió arrodillarse mientras sonaba el himno de los Estados Unidos en los instantes previos a un partido de fútbol americano, en una señal de protesta que entremezclaba respeto y disidencia. Previamente ya se había rebelado quedándose sentado en el banquillo durante las ceremonias por la reiterada e histórica violencia policial contra los negros en el país norteamericano.

Marcus Thuram, que golea en la actualidad y se le adivinaba un porvenir brillante, es hijo del campeón del mundo y reconocido zaguero que pasó por la Juventus y el Barcelona, entre otros clubes. Además de un extraordinario defensor, su padre es un firme activista que siempre defendió la causa antirracista y los Derechos Humanos. De hecho, hace tres meses escribió un texto en EL PAÍS en el que instaba a los profesionales a parar un partido por los insultos racistas en los estadios de fútbol.

El antiguo zaguero, de origen antillano (nació en Pointe-à-Pitre, la isla de Guadalupe), llamó a su hijo Marcus en honor a Marcus Garvey, un predicador, periodista y empresario jamaicano que fundó en 1914 la Asociación Universal para la Mejora del Hombre Negro.

Este domingo, el gesto de Marcus Thuram no fue el único. Jadon Sancho, estrella del Borussia Dortmund y uno de los jugadores más prometedores del fútbol inglés, también recordó a George Floyd cuando marcó ante el Paderborn. El habilidoso delantero, de 20 años, se quitó la camiseta de su equipo para exhibir otra en la que se podía leer: “Justice for George Floyd”. A continuación fue amonestado por el árbitro, puesto que está prohibido lucir mensaje alguno en las celebraciones.

Su compañero Achraf Hakimi, cedido al equipo alemán por el Real Madrid, también participó en la goleada (1-6) y reprodujo la celebración, exhibiendo una camiseta por debajo con idéntico mensaje. Weston McKennie, jugador del Schalke 04 y nacido en el estado de Texas, también quiso sumarse a las muestras de solidaridad y el día anterior, ante el Werder Bremen, jugó luciendo un brazalete reclamando “Justicia para George”.

Mientras tanto, el FC Barcelona también ha querido mostrar su solidaridad y ha trasladado un contundente mensaje a través de sus redes sociales. En su cuenta de Twitter en inglés, el club catalán ha expresado: “El racismo, como forma de discriminación que busca degradar y marginar a las personas a causa de su género, orientación sexual, origen o color de piel, es una pandemia que nos afecta a todos. Desde el Barça, no dejaremos de luchar. Esta también es nuestro compromiso”.

Con información de El País

Compartir