Así avanza México en la búsqueda de vacuna contra Covid-19

366

La carrera por obtener la vacuna contra el Covid-19 a nivel mundial se ha vuelto cada vez más competida. En este contexto México no se queda atrás con la participación de laboratorios mexicanos para su producción y los distintos acuerdos bilaterales que ha pactado el Gobierno con algunos países como China, Estados Unidos y Francia.

En esta competencia destaca el laboratorio mexicano Liomont, que anunció su participación en el proceso de la producción de la potencial vacuna derivado del acuerdo entre AstraZeneca y la Fundación Carlos Slim anunciado el pasado 13 de agosto.

La subsecretaria de Asuntos Multilaterales de la cancillería mexicana, Martha Delgado, dijo en entrevista con Reuters que México calcula que necesitará unas 200 millones de dosis.

Liomont, laboratorio farmacéutico con más de 80 años, recibirá la materia prima fabricada por el laboratorio mAbxience de Argentina, para realizar la producción final de la vacuna en su planta en México.

La empresa es dueña de productos de libre venta, llamados OTC, como Analgen, Conazol, Sensibit, Cicloferon, Facidex Total y Redustat.

La compañía, que dirige Alfredo Rimoch, cuenta con dos plantas de producción farmacéuticas la primera en Cuajimalpa, Ciudad de México, en donde tiene la capacidad de producir más de 120 millones de unidades al año que se distribuyenen sólidos orales: 65.5%; líquidos: 12.4%; inyectables: 9.3%; cremas: 8.2%; polvos: 3.6%, y supositorios: 1.0%.

La segunda en Ocoyoac, Estado de México, inaugurada en 2018 en el marco del 80 aniversario donde se producen producto biotecnológicos como vacunas y terapias contra la artritis reumatoide.

“Es la primera planta en Latinoamérica que cuenta con una línea de llenado de viales líquidos y liofilizados que incorpora tecnología de aisladores, un sistema de fabricación aséptica de última generación que garantiza la absoluta esterilidad del medicamento”, señala la empresa en su página.

La mexicana factura más de 41 millones unidades al año y exporta sus medicamentos a 17 países de América Latina, además de su comercialización en Estados Unidos, Italia, España y Portugal.

Por su parte, AstraZeneca, el segundo mayor fabricante de medicamentos de Reino Unido, y se ha comprometido a suministrar un total de más de 2,000 millones de dosis sin fines de lucro en acuerdos con los Estados Unidos, Reino Unido y los países europeos.

La farmacéutica británica estima producir hasta 400 millones de dosis para toda América Latina con México y Argentina, para su distribución en países latinoamericanos.

México, con una población de 120 millones de personas, se ubica en el tercer lugar por muertes relacionadas con el coronavirus en el mundo con casi 56,000, sólo detrás de Estados Unidos y Brasil, mientras que los contagios superan los 511,000.

Acuerdos para albergar ensayos clínicos

Para satisfacer su necesidad de antígenos, México está apuntando hacia posibles acuerdos con otros laboratorios que están realizando estudios con miras a producir vacunas en el futuro cercano.

“Tenemos que ampliar nuestra expectativa hacia también otro tipo de vacunas, no solamente una”, dijo Delgado a Reuters. “Y tampoco la producción de Astra va a ser suficiente para México. Nosotros necesitamos un complemento con un par de vacunas más”, añadió.

Por ello, el gobierno también ha pactado albergar ensayos en fase III de los prototipos de vacuna que elaboran la francesa Sanofi, la estadounidense Janssen Pharmaceuticals, filial de Johnson & Johnson, y las chinas Walvax Biotechnology y CanSino Biologics , estas dos últimas interesadas en fabricar la vacuna en México para distribuirla en América Latina.

Con información de Forbes México

Compartir