Bayern Munich logró una marca histórica que será muy difícil de igualar

197

El Bayern Munich hizo lo que nadie en la historia había conseguido. Con la victoria ante el PSG, consumó no solo una marca única hasta ahora en el fútbol europeo: el récord que alcanzó en Lisboa parece una marca que será casi imposible de igualar.

No lo logró el Real Madrid en la brillante era de Alfredo Di Stéfano cuando consiguió las cinco primeras consagraciones del certamen al hilo. No pudo tampoco hacerlo el Ajax de Johan Cruyff, ni el Inter de Helenio Herrera, ni Liverpool, ni el Manchester United. Ni siquiera en estos tiempos el Barcelona de Lionel Messi y Pep Guardiola o el Real Madrid de Cristiano Ronaldo y Zinedine Zidane. Ninguno pudo gritar campeón de esa manera.

El equipo alemán sigue demostrando un fútbol soberbio, aplastante. Y los números de esta campaña fenomenal lo llevaron a conseguir un récord inédito: levantar la Champions habiendo ganado todos los partidos, el 100% de los puntos, algo que nunca pasó en la historia de esta competición, ni antes cuando se llamaba Copa de Europa ni después cuando a partir de 1992 cambió el formato y pasó a ser la Liga de Campeones.

Desde que el torneo se juega con el formato de Champions, con fase de grupos y eliminatorias de ida y vuelta, solo seis equipos lograron gritar campeón de manera invicta, pero todos ellos empataron al menos un encuentro en el camino a la gloria.

El último campeón invicto fue el Manchester United 2007/2008. Los Reds de Alex Ferguson llegaban con puntaje perfecto a la última fecha del Grupo F pero en esa escala final rumbo a octavos de final empataron 1-1 ante Roma en Italia y así terminaron primeros pero con 16 puntos. Dos menos que los que consiguió el Bayern Munich en esta edición perfecta.

En octavos también empataron uno de los dos cruces ante el Lyon. Y en las semis volvieron a terminar en tablas en la ida frente a Barcelona. Incluso la final terminó sin triunfo en los 90: fue 1-1 ante el Chelsea y triunfo en los penales.

Antes de ese Manchester, el Barcelona de Messi gritó campeón sin perder en 2005/2006 pero con tres empates en el camino: uno en fase de grupos, otro en octavos y uno más en semis.

El Milan campeón de 1994 también empató tres encuentros, y el Marsella fue monarca sin perder un año antes pero empató cuatro encuentros.

En cambio, el camino del Bayern no tuvo ni un mínimo resbalón. La última vez que no consiguió los tres puntos fue el 9 de febrero cuando empató 0-0 por la Bundesliga con el RB Leipzig. Pero por Champions fueron todos triunfos.

Sacó los 18 puntos en la fase de grupos (les ganó de local y visitante a Estrella Roja, Tottenham y Olympiacos) logrando los mejores números de la historia del certamen con 24 goles a favor y solo 5 en contra.

Y siguió acelerando en los cruces decisivos. ​En octavos despachó al Chelsea, 4-1 en Alemania y 3-0 en Inglaterra. En cuartos, ya en Lisboa, aplastó al Barcelona con el humillante 8-2 y en semis se sacó de encima al Lyon 3-0. Ahora, su víctima fue el poderoso PSG.

Una salvedad corresponde, de todas maneras. A raíz de la pandemia, no tuvo que jugar de visitante sus partidos de cuartos de final y semifinales, que se definieron a partido único. Así, evitó dos chances de tropezar en su camino perfecto.​ Cuando vuelvan los enfrentamientos ida y vuelta en instancias decisivas, la pendiente estará mucho más empinada para conseguir esta marca que se consumó en Lisboa.

Once triunfos al hilo. Cuarenta y tres goles un favor, casi cuatro de promedio por partido. Un equipo impresionante que este domingo frente al poderoso PSG redondeó un torneo tan histórico como el contexto en el que se está definiendo.

Con información de El Clarín

Compartir