Dos muertos en los disturbios de Wisconsin por violencia policial

402

Dos personas murieron por disparos y una tercera está herida, según ha confirmado la policía, en los disturbios desatados por tercera noche consecutiva en Wisconsin, tras violencia policial contra un hombre negro, que se encuentra grave después de haber recibido varios disparos por la espalda. Según su familia, ha quedado paralítico de la cintura a los pies.

Los vídeos en redes sociales publicados la pasa noche mostraban un tiroteo en el que puede verse como varias personas se dirigen a un hombre con un arma de largo alcance que está disparando a las personas que corren hacia él, una de las cuales cae al suelo. Se escuchan además más disparos de fondo. “¡Quédate en el suelo!”, se escucha a alguien gritar.

Otras imágenes muestran a un hombre tendido en varios coches aparcados con una herida de bala en la cabeza, y varias personas acudiendo en su ayuda.

Un tercer vídeo muestra a un hombre con una herida grave en el brazo sentado en el suelo al que atiende un hombre con una pistola mientras la policía se acerca.

La ciudad de Kenosha ha sido sacudida por las protestas desde el domingo, cuando la policía disparó a Jacob Blake por la espalda cuando se alejaba de dos oficiales y abría la puerta de su coche, según un vídeo de un transeúnte que desde entonces se ha hecho viral. Tres de sus hijos pequeños iban en el automóvil y fueron testigo de lo ocurrido.

Herido grave un hombre negro tras recibir siete disparos de un policía en Wisconsin, EEUU
Blake, de 29 años, ha quedado paralítico de la cintura a los pies y está “luchando por su vida”, informaron el martes su familia y sus abogados, horas antes de la última ronda de disturbios en Kenosha, frente al lago, entre Milwaukee y Chicago.

El tiroteo del domingo ocurrió tres meses después de la muerte el 25 de mayo de un hombre negro en Minneapolis, George Floyd, quien fue inmovilizado en la calle bajo las rodillas de un oficial de policía blanco, lo que provocó protestas en todo el país contra la brutalidad policial y el racismo dentro del sistema de justicia penal de Estados Unidos.

La policía detuvo a más de 60 personas el martes en una marcha de protesta en Louisville, Kentucky, organizada en recuerdo y clamando justicia por la muerte de Breonna Taylor, una mujer negra, médico de urgencias, asesinada en marzo por agentes de policía que irrumpieron en su apartamento. Taylor, de 25 años, fue asesinada en su propia casa en marzo cuando tres policías vestidos de civil entraron en su domicilio, según las primera pesquisas, por error, confundiendo a su novio con otra persona, quien pensando que eran intrusos, disparó un tiro de advertencia, desencadenando un tiroteo que acabo con la vida de ella.

La policía y los manifestantes se enfrentaron en Kenosha durante la noche y la madrugada del martes. Oficiales con equipo antidisturbios dispararon balas de goma, gases lacrimógenos y ráfagas explosivas para hacer retroceder a los manifestantes que desafiaron el toque de queda desde el amanecer hasta el anochecer y se reunieron frente a un tribunal y un parque adyacente.

No hubo incendios aparentes como había habido las dos noches anteriores, que destruyeron varios negocios. La noche parecía haberse calmado, pero los disparos estallaron alrededor de la medianoche. Tres personas recibieron disparos y una de ellas murió, según el New York Tmes.

Durante las protestas, varias personas han estado portando rifles, ya sea colgados del hombro o en la mano mientras hacen guardia fuera de sus negocios para protegerlos.

Con información de El Mundo

Compartir