Vacuna contra COVID-19 de AstraZeneca en última fase de pruebas

750

El presidente Donald Trump anunció que la vacuna del laboratorio AstraZeneca comenzó las pruebas clínicas de fase 3, con lo que se une a un grupo de vacunas que están cerca del final del periodo de pruebas y que podrían ser aprobadas pronto.

Señaló que en Estados Unidos están haciendo cosas que nadie creyó que fueran posibles pues estos procesos toman años y han logrado tener la vacuna en meses.

Las pruebas de las vacunas se desarrollan en una fase de exploración, una pre clínica y en tres fases clínicas; la tercera fase clínica es la última antes de que pueda ser usada en la población de manera general.

En las fases de exploración y preclínica, se investiga qué componentes naturales o creados en laboratorio podrían evitar el desarrollo de una enfermedad y se prueba su eficacia en animales.

En la primera fase clínica se hacen pruebas de varias fórmulas de una vacuna que haya tenido éxito en las etapas anteriores; esta fase se lleva a cabo en grupos menores de 45 personas y se vigila si la vacuna tiene efectos secundarios y si es tolerada por los pacientes.

En la segunda fase se prueba la fórmula exitosa en más personas, en números cercanos a las 300. En la tercera fase, son vacunadas miles de personas.

Cada fase podría tomar años y después de la tercera fase se debe esperar un tiempo para evaluar la seguridad, lo que no va a ocurrir con la vacuna contra el COVID-19.

También prueban fármaco con anticuerpos

El anuncio de las pruebas de la fase 3 de la vacuna se da el mismo día en que la farmacéutica inició pruebas con un nuevo medicamento basado en anticuerpos para el tratamiento y la prevención del COVID-19.

El laboratorio dijo que la prueba evaluará la seguridad y tolerancia a un fármaco llamado AZD7442 que combina dos anticuerpos monoclonales, proteínas del sistema inmunitario creadas en el laboratorio que buscan imitar los anticuerpos naturales. El medicamento fue creado por el centro médico de la Universidad Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

Es la primera vez que el AZD7442 se usa en humanos; la prueba se hará con 48 adultos en Reino Unido. Si resulta seguro, habrá nuevas pruebas de su eficacia para el tratamiento y la prevención de COVID-19.

“Esta combinación de anticuerpos, unida a nuestra tecnología propia de extensión de la vida media tiene el potencial de mejorar tanto la eficacia como la durabilidad del uso además de reducir la probabilidad de la resistencia viral”, dijo Mene Pangalos, vicepresidente de investigación biofarmacéutica de AstraZeneca.

El tratamiento se basa en anticuerpos de enfermos que se recuperaron de COVID-19.

Con información de La Razón de México

Compartir