Biden hace pública su declaración de impuestos antes del debate presidencial

355

En un golpe de efecto ante el debate de alta tensión que se espera esta noche de martes en Cleveland (Ohio), el exvicepresidente Joe Biden ha publicado horas antes su última declaración de la renta antes de enfrentarse esta noche cara a cara con el presidente Donald Trump, con el telón de fondo de las escandalosas revelaciones del diario The New York Times de que el mandatario tan solo pagó al fisco en 2016 750 dólares cada año.

Los documentos presentados por el candidato demócrata muestran que él y su esposa habrían percibido unos ingresos brutos de más de 944.000 dólares y pagaron casi 300.000 en impuestos sobre la renta en el año fiscal de 2019, según informaciones de varios medios de comunicación. “El pueblo estadounidense merece transparencia de sus líderes y por eso hoy he publicado mis declaraciones fiscales de los últimos 22 años”, indicó Biden en Twitter.

El candidato demócrata -al que le sonríen las encuestas- publicó 40 páginas sobre su situación fiscal en el Estado de Delaware y en Virginia. En julio de 2019, Biden ya había difundido sus declaraciones fiscales para 2016, 2017 y 2018.

La misma maniobra ha sido realizada por la compañera política de Biden, su número dos en el ticket, Kamala Harris. La que podría convertirse en la primera mujer -y afroamericana- vicepresidenta del país publicó unos ingresos junto a su marido, Doug Emhoff, de algo más de tres millones de dólares, lo que les habría supuesto un desembolso impositivo de más de 11,1 millones.

Tras la bomba publicada por el Times el domingo por la noche, quedaba al descubierto un imperio del magnate que parece no existir, muchos conflictos de intereses al utilizar la plataforma de la Casa Blanca para obtener ingresos en sus ruinosos hoteles y campos de golf y un presidente que se ha beneficiado impositivamente de sus bancarrotas y que debe más de 400 millones de dólares en préstamos que vencerán en los próximos años.

En un debate que puede ser a cara de perro, Trump declaraba que lo esperaba “con ansias”, antes de dirigirse a Cleveland, en Ohio, uno de los swing states o Estados pendulares que cambian su preferencia de una elección a otra y que Trump logró ganar en 2016.

En 2020, Biden encabeza las encuestas en este Estado, al igual que los promedios a nivel nacional, según el compilado de RealClearPolitics que le dan una ventaja de 49,7% frente a 42,9% del mandatario.

Trump espera tener una buena noche, o beneficiarse de un grave error de su oponente demócrata, para repuntar en las encuestas. Un nuevo sondeo de Washington Post-ABC News publicado el martes anticipa una derrota amplia del presidente en Pensilvania, donde ganó en 2016.

Con información de El País México

Compartir