Obliga pandemia a convertir la FIL de Guadalajara en un evento virtual

756

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) se suma a la mayoría de eventos culturales que, forzados por la pandemia, se han visto obligados a trasladar su programa de este año al ámbito virtual. Tras especularse incluso un posible cancelación, la 34 edición del mayor certamen editorial en español del mundo sí que celebrará, durante la semana del 28 de noviembre al 6 de diciembre, pero se llevará a cabo a través de su web y redes sociales.

“Hemos hecho un esfuerzo, pero las recomendaciones sanitarias y las restricciones para eventos masivos y viajes internacionales, sobre todo proteger la salud de socios, visitantes, participantes y expositores, nos obliga a trasladar únicamente por este año los contenidos al ámbito virtual”, ha señalado este viernes el presidente de la feria, Raúl Padilla López, en una rueda de prensa también digital.

Aún no se conoce el programa, que se hará público a finales del mes de octubre. La organización ha confirmado, en todo caso, que se mantendrán las principales patas del evento, los contenidos literarios, académicos, científicos y relacionados con los profesionales del libro.

Grandes editoriales como Random Penguin House, junto a independientes como Cal y Arena, ya anunciaron a principios de junio su negativa a participar en un supuesto formato físico. La presencia del invitado de honor programado para esta edición, al emirato árabe de Sharjah, también ha estado en el aire hasta el último momento.

Finalmente no estará presente y su participación será programada para dentro de dos años, en 2022, debido a los compromisos ya adquiridos para el año que viene. El invitado de honor del 2021 aún no ha sido revelado.

La organización mantuvo durante los meses de primavera la esperanza de poder llevar a cabo el evento de modo presencial. Llegó a presentar un notable paquete de medidas de seguridad: desde la limitación del aforo a un máximo de 5.000 personas a la vez en los 40.000 metros de exposición del pabellón a un tope del 25% del aforo de los salones, pasando por el uso obligatorio de mascarilla en todo el recinto.

También anunció un incentivo económico: un descuento del 30% en las tarifas para la instalación de stands. La organización confirmó este viernes que devolverá el dinero que han pagado los expositores que ya habían contratado un lugar.

La FIL cerró el año pasado sus puertas con más de 800.000 visitantes, 800 autores de más de 35 países y casi 21.000 profesionales del libro. La feria recibió el pasado 9 de junio el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades junto al Hay Festival, que también se ha visto obligado a trasladar este año su certamen al formato digital.

La feria de Fráncfort, el mayor evento editorial del mundo, confirmó también recientemente que su edición de 2020, del 14 y el 18 de octubre, será también virtual.

Con información de El País 

Compartir