Alemania extiende confinamiento, pero reduce restricciones

390

BERLÍN (AP) — Alemania acordó el miércoles extender su confinamiento por la pandemia de coronavirus en tres semanas más hasta el 28 de marzo, pero quitará algunas restricciones para permitir que las tiendas y otros negocios no esenciales vuelvan a abrir en zonas con tasas de infección relativamente bajas.

Luego de unas nueve horas de conversaciones, la canciller Angela Merkel y los gobernadores de los 16 estados del país acordaron implementar medidas dirigidas a equilibrar las inquietudes sobre el impacto de las variantes más contagiosas del coronavirus con un creciente clamor para regresar a una vida más normal.

Las primeras medidas ya se han implementado: muchos estudiantes de primaria regresaron a las aulas la semana pasada. Y el lunes, los salones de belleza volvieron a abrir sus puertas tras una pausa de dos meses y medio. Las reglas actuales de confinamiento estaban en vigor hasta el domingo.

Merkel y los gobernadores — quienes en la sumamente descentralizada Alemania tienen el poder de imponer y retirar restricciones— elaboraron el miércoles un plan de fases que permite una relajación gradual, aunque limitada, de las restricciones.

“Estos deberían ser pasos para volver a abrir, pero al mismo tiempo pasos que no nos hagan retroceder”, comentó Merkel a los reporteros en Berlín. “Hay muchos ejemplos en Europa de una dramática tercera ola”.

Se comprometió a que “la primavera de 2021 será diferente a la primavera del año pasado”.

Las regiones donde las tasas de contagio son relativamente bajas, aunque no tanto como se visualizaba, podrán permitir que las tiendas no esenciales, museos y otras instalaciones vuelvan a abrir sus puertas de manera limitada.

La mayoría de las tiendas han estado cerradas a nivel nacional desde el 16 de diciembre. Los restaurantes, bares, instalaciones deportivas y de entretenimiento han tenido que suspender sus actividades desde el 2 de noviembre, y los hoteles sólo han podido recibir a los viajeros de negocios.

Cuando se reunieron por última vez el 10 de febrero, Merkel y los gobernadores fijaron un objetivo de 35 casos nuevos semanales por cada 100.000 habitantes antes de permitir que las tiendas pequeñas, museos y otros negocios reabrieran. La meta era lograr un rastreo fiable de contactos.

Pero alcanzar ese objetivo en el corto plazo parecía cada vez más improbable al aumentar los casos de la variante más contagiosa del coronavirus detectada por primera vez en Gran Bretaña, y el total de infecciones registró una ligera alza. La cifra de casos semanales, que alcanzó un máximo de casi 200 por cada 100.000 habitantes justo antes de Navidad, se ha estancado por encima de los 60 en los últimos días.

Las decisiones del miércoles crearon la posibilidad de reabrir más negocios en distintas etapas sobre el objetivo de los 35 casos semanales, aunque incluyen un mecanismo de “freno de emergencia” que provocaría que las restricciones que actualmente están en vigor vuelvan a ser implementadas si la tasa de contagios semanal supera los 100 por cada 100.000 habitantes durante tres días seguidos.