Ante aumento de contagios, Francia ordena toque de queda a partir de este viernes

223
Francia toque de queda

Lo de Francia ya es una auténtica carrera contrarreloj contra el coronavirus. Y por ahora, el país no lleva la delantera. En las últimas 24 horas, se han confirmado 41.622 nuevos casos de covid-19, la cifra más alta que ha registrado en la pandemia.

Algo que explica las caras serias, muy serias, de los principales responsables del país ante la crisis sanitaria cuando este jueves comparecieron, poco antes de que Sanidad revelara los malos datos del día, para anunciar una extensión casi nacional del toque de queda para frenar la pandemia, medida que quizás incluso se queda ya corta.

Según anunció el primer ministro, Jean Castex, el toque de queda actualmente vigente en nueve ciudades, incluida París, será ampliado a todos los departamentos donde se encuentran estas metrópolis, así como a 38 adicionales, además de la región de ultramar de Polinesia.

De este modo, 54 departamentos, donde viven 46 millones de franceses (de un total de 67 millones), tendrán prohibido salir de casa entre las 21.00 y las seis de la mañana. La medida entrará en vigor en la medianoche del viernes al sábado y se mantendrá al menos durante seis semanas.

El anuncio ha coincidido con un nuevo récord absoluto —y ya van varias semanas de nuevas cotas— de contagios. Además de los 41.622 nuevos casos, en las últimas 24 horas se registraron 165 fallecimientos por covid-19 y 10.166 nuevas hospitalizaciones, de ellas 1.627 en cuidados intensivos.

A nivel nacional, la tasa de ocupación de camas en reanimación sobrepasa ya la barrera de 44%, ha advertido Castex. La alta tasa de ocupación de las UCIs francesas es una de las razones que han llevado al Gobierno a lanzar de los avisos más serios hasta la fecha sobre la gravedad de una segunda ola que ya se ha instalado en Francia, como en buena parte de Europa.

A nivel nacional, según Castex, la cifra de personas con covid-19 se ha establecido en los últimos siete días —Francia hace recuentos semanales— en 251 casos por cada 100.000 personas. “Es decir, una progresión de 40% en una semana”, ha subrayado. La tasa de reproducción del virus está en 1,35, “lo que significa que se ha duplicado la cifra de casos en 15 días”.

“Las cifras se duplican todos los 15 días a pesar de los esfuerzos. Sin nuevas medidas, en 15 días tendríamos más de 50.000 casos diarios”, acotó el ministro de Sanidad, Olivier Véran. Los datos de este jueves confirman sus sombrías previsiones.

La extensión del toque de queda sorprende a buena parte de los franceses en plenas vacaciones por Todos los Santos, las primeras escolares del curso. Castex ha indicado que aún es demasiado pronto para evaluar el impacto del toque de queda que en París, Marsella y otras grandes urbes lleva en vigor desde la medianoche del viernes pasado.

La semana que viene se hará una valoración, pero el primer ministro ha advertido ya de que las medidas podrían “endurecerse” aún más. “La situación es grave en Europa y es grave en Francia”, ha dicho un sobrio Castex. Y la situación “sigue degradándose”, ha agregado.

“Lo digo muy claramente. Las semanas que vienen serán duras, nuestros hospitales van a ser puestos a prueba y la cifra de muertos va a seguir aumentando. Noviembre va a ser complicado”, ha alertado Castex.

El Gobierno restableció a finales de la semana pasada el estado de emergencia sanitaria, precisamente para poder tomar medidas más drásticas ante la expansión de la pandemia.

La medida ya empleada durante el confinamiento tiene una duración inicial de un mes, pero el Ejecutivo ya ha anunciado que quiere prolongarla mucho más, hasta el 16 de febrero, extremo que sin embargo tendrá que ser aprobado por la Asamblea Nacional.

Con información de El País