Arranca Cannes con disputa legal por filme basado en ‘Don Quijote’

69

Cannes arranca este año con una disputa legal. Un tribunal de París estudia si el festival de cine puede mostrar la esperada película del inglés Terry Gilliam, The Man Who Killed Don Quixote.

La vista de ayer se produce en la víspera de la inauguración, en la Riviera francesa, de Cannes. Está previsto que la cinta de Gilliam cierre el encuentro el 19 de mayo.

El productor portugués Paulo Branco, quien inicialmente trabajó con Gilliam en el filme, reclama que tiene los derechos de la película y demandó a los organizadores de Cannes para impedir su emisión. Gilliam, recordado como uno de los artífices de Monty Python, niega el reclamo de Branco.

Este es el último de los obstáculos que ha tenido que superar la obra de Gilliam, de 77 años, en casi dos décadas plagadas de problemas legales, de producción y financiamiento. La cinta está protagonizada por Adam Driver y Stellan Skarsgard, y es una interpretación libre de Don Quijote, el clásico de la literatura española escrito por Miguel de Cervantes.

El abogado de Gilliam dijo que tenía esperanzas de que se negara la orden. Demostramos que este prejuicio es producto de su imaginación, dijo Benjamin Sarfati a periodistas fuera del tribunal. Es hora de que se vea la película.

Paulo Branco, quien interpuso la demanda, dijo: El conflicto con Terry Gilliam es algo mucho más profundo de lo que se ha dicho hoy, que es simplemente una cuestión de dinero. No es eso. El trabajo de cada productor en esta película debe respetarse y no ser pisoteado por el director, dijo Branco a reporteros en la corte.

El lunes se realizó una audiencia en la víspera de la inauguración del magno acto en la Riviera francesa.

Terry Gilliam niega el reclamo de Branco. El abogado de Gilliam, Benjamin Sarfaty, dijo que no se justifica prohibir el filme en Cannes. Señaló que la queja de Branco de que exhibirlo en el festival le ocasionaría daños irreversibles… es tan sólo producto de su imaginación.

El tribunal emitirá mañana una decisión.

El caso escuchado ayer se enfocó en la exhibición del filme en Cannes. En otro más amplio sobre los derechos de la película, una corte parisina falló en favor de Branco el año pasado. Gilliam apeló y esa decisión se conocerá el 15 de junio.

En casi dos décadas, The Man Who Killed Don Quixote, de Terry Gilliam (en la imagen), ha tenido que enfrentar distintos problemas legales, de producción y financiamientoFoto Afp

El Festival de Cine de Cannes, en su 71 edición, llega en un momento turbulento para la industria del cine, con las interrogantes sobre la igualdad de género al frente mientras los organizadores intentan mantener las tradiciones y al mismo tiempo adaptarse a los tiempos.

El festival se inaugura hoy con el estreno de Everybody Knows (Todos saben), cinta de Asghar Farhadi protagonizada por Penélope Cruz y Javier Bardem.

Ayer, el presidente del festival abordó los temas que enturbian el acto este año, desde su enemistad con Netflix hasta el movimiento #MeToo y la prohibición de selfies en la alfombra roja.

Thierry Fremaux dijo en una conferencia de prensa que no estaba programada que el encuentro mejorará la proporción de hombres y mujeres en sus comités de selección, nombrará a más mujeres como presidentas de jurado y en el futuro seleccionará más películas dirigidas por directoras.

Tres de las 21 cintas que compiten este año por la Palma de Oro fueron dirigidas por mujeres. Sólo una cineasta, Jane Campion, se ha alzado con este premio, el máximo honor del festival.

Fremaux también anunció que el sábado unas 100 mujeres recorrerán la alfombra roja en un gesto simbólico para ratificar su presencia.

Vigilancia en cielo, mar y tierra

Desde patrullas marítimas hasta escáneres con rayos X y ciudadanos vigilantes, todas las medidas son buenas para garantizar la seguridad durante el festival de cine de Cannes.

En un contexto de amenaza terrorista se tenía que mantener un nivel de seguridad muy alto, sin asfixiar el acontecimiento, explicó el prefecto de la región de Alpes Marítimos, Georges-François Leclerc, y detalló un dispositivo de tres niveles: marítimo, aéreo y terrestre.

Cannes estará vigilada desde el mar con una decena de naves desplegadas entre los cabos Estérel y Antibes, bajo la autoridad del patrullero Jonquille de la gendarmería marítima, precisó el capitán de fragata Stanislas Gentien, portavoz de la prefectura marítima del Mediterráneo.

Pero la parte más importante del dispositivo serán las medidas terrestres, alrededor del Palacio de Festivales, donde se concentra gran parte de la actividad del certamen, insistió el prefecto de Alpes Marítimos.

Fuente: La Jornada

Compartir