Bebeteca FILO busca mayor involucramiento de hombres en la crianza

165

Dentro de su programación, la 41 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) tiene un lugar muy especial para bebés, niñas y niños pequeños que empiezan a tener acercamientos con las palabras y las historias: la Bebeteca FILO.

Esta programación busca generar encuentros con las y los más chicos y sus familias; dejar en sus cuidadores y cuidadoras la espinita de la crianza afectiva, la posibilidad de rehabitar sus espacios y el deseo de continuar apapachándose entre juegos, libros y lecturas al interior de sus hogares.

De luna y regazo, taller de arrullos para padres y cuidadores (hombres) es una de las actividades virtuales que se ofreció como parte de la Bebeteca FILO. Tuvo varias razones para estar dirigido a hombres, pero una de las más importantes fue involucrarlos en la crianza y cuidados de las y los más pequeños, tarea que ha sido relegada históricamente a las mujeres y que, con el tiempo, ha ido cambiando para hacer de esta labor un trabajo compartido sin importar sexo o género.

En palabras de Xochitl Ortiz, coordinadora de la Bebeteca FILO, “este taller está diseñado como espacio de reflexión para papás y cuidadores hombres, ya que a partir de esta vivencia lúdica y gozosa los participantes podrán reflexionar sobre la crianza y los cuidados y cómo relacionarse afectivamente con las niñas y niños desde sus propia experiencia y condición”.

“Es importante que los hombres de la familia se involucren en la crianza, ya que la crianza y los cuidados nos competen a todos de forma personal, social y global”, continuó la experta en fomento de la lectura en la primera infancia, ya que la formación y desarrollo de las y los niños es una responsabilidad de sus mayores.

En este taller, mediante diversas dinámicas, se trabajó con padres y cuidadores “para reflexionar sobre cómo evadimos o asumimos esta responsabilidad, y cómo desde el papel de los cuidadores hombres la construcción social los ha hecho relacionarse con las infancias o no. Este taller busca que se involucren para repensar su papel como cuidadores”.

Se retomó especialmente el papel de las nanas, los cuentos y el susurro como actos comunicativos innatos entre los padres y los niños en sus primeras etapas de vida, ya que tienen una importante carga afectiva que ayuda a acercar a niñas y niños al mundo que los acoge y les da la bienvenida. Al finalizar los papás se llevaron un repertorio de juegos y canciones de crianza.

 En estos tiempos en que se reflexiona sobre las nuevas masculinidades y paternidades, la actividad buscó que los participantes se fueran a casa con el deseo de involucrarse de manera más activa en la crianza colectiva desde el afecto. “Las niñas y niños necesitan de adultos que estén ahí para ellas y ellos”, concluyó Ortiz.