Bloquean vías para exigir liberación de comuneros en Michoacán

233

Habitantes de la comunidad purépecha de Caltzontzin bloquearon desde ayer en la noche el bulevar Industrial de la cabecera municipal de Uruapan, justo en la salida a Morelia y Lázaro Cárdenas, mientras que habitantes de Santa Fe de la Laguna cerraron la carretera Quiroga-Zacapu. Los manifestantes exigen la liberación de comuneros de Santa Fe de la Laguna, detenidos después de que fueron desalojados ayer en la tarde de la Plaza Melchor Ocampo de la capital michoacana.

Este miércoles en la tarde, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Michoacán desalojaron a comerciantes indígenas que se habían establecido en la Plaza Melchor Ocampo de Morelia desde el pasado 24 de septiembre, respaldados por estudiantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).

Los agremiados al FNLS habían tomado ayer por la mañana una notaría pública del centro histórico de Morelia y causaron disturbios en la radiodifusora La Zeta, por lo que fueron detenidos al menos 50 jóvenes y adultos. Horas después 11 de ellos fueron liberados, la mayoría eran mujeres y personas de la tercera edad.

El Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM) condenó el uso de la fuerza pública para reprimir los movimientos sociales y a las comunidades originarias. “Exigimos la inmediata liberación de todos los comuneros y compañeros del FNLS detenidos el día de hoy en la ciudad de Morelia”, señala el comunicado de prensa.

En el marco del Día de la Dignidad, Resistencia y Lucha de los Pueblos Originarios (Día de la Raza), el Consejo Supremo se pronunció por la liberación de los presos políticos de las comunidades indígenas, y ante el incumplimiento del gobierno del estado con los compromisos minutados con los pueblos originarios, convocó a la toma organizada y pacífica de carreteras en nuestros territorios ancestrales este 12 de octubre.

Fuentes del gobierno estatal informaron que están por dejar libres a los aproximadamente 50 detenidos a cambio de que liberen las carreteras tomadas.

Fuente: La Jornada