Campañas para elecciones intermedias arrancan marcadas por pandemia y violencia

246

Miles de candidatos a legisladores, gobernadores y alcaldes iniciaron este domingo 4 de abril las campañas para las elecciones intermedias que se realizarán el 6 de junio bajo la sombra de la pandemia de Covid-19 y la violencia, que ha dejado ya 16 aspirantes asesinados.

La jornada ha estado marcada por las restricciones sanitarias impuestas ante la pandemia del coronavirus, que ha empujado a candidatas y candidatos a innovar para dirigirse a sus electores ante las recomendaciones de evitar grandes mitines.

La mayoría han optado por difundir en redes sociales pequeñas reuniones, algunas amenizadas con música, en tanto, otros recorren las calles a bordo de vehículos mientras lanzan sus mensajes por altavoces.

Pero en algunos estados, como Michoacán, se reportó una importante concentración sin medidas de distanciamiento social.

En Guerrero, Félix Salgado Macedonio, de Morena y acusado de abuso sexual, encabezó una nutrida marcha para protestar por el retiro de su candidatura a gobernador, que busca recuperar en tribunales.

Estas campañas conducen a la elección del 6 de junio, cuando 94.4 millones de mexicanos están llamados para votar por 500 escaños de la Cámara de Diputados y casi 20,000 cargos estatales, incluidos 15 de los 32 gobernadores.

Los comicios también están marcados por la violencia, con 15 precandidatos y un candidato asesinados desde septiembre, cuando se inició la precampaña, según la consultora Etellekt.

Las mayoría de las víctimas han sido aspirantes a cargos municipales.

Según analistas y autoridades, es en las pequeñas comunidades donde se denuncia mayor penetración del crimen organizado, principalmente narcotráfico.

En la elección de 2018 fueron asesinados 48 precandidatos y candidatos, según Etellekt.

La apuesta para el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena, es conservar e incluso ampliar su cómoda mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y con sus aliados pasar reformas constitucionales, que requieren dos tercios de los votos.

El Senado mantendrá su composición actual hasta 2024, y aunque Morena también tiene mayoría absoluta, está obligado a negociar con opositores eventuales reformas constitucionales.

El antaño hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el conservador Acción Nacional (PAN) van aliados con dos organizaciones de izquierda con la expectativa de arrancar votos a Morena.

Sin embargo, un promedio de encuestas realizado por Oraculos señala que Morena tendría 42% de los votos para diputados federales, mientras que PAN tendría 17% y PRI 16 por ciento.

Será la elección más grande en la historia de México, tras modificaciones para que converjan comicios federales y estatales.

Vía El Economista