Centro Histórico de Oaxaca se ha convertido en un espacio insalubre

252

Ana Julia Méndez

La llegada de comerciantes informales al primer cuadro de la ciudad de Oaxaca, así como un reducido grupo de maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el Centro Histórico se ha convertido en un espacio insalubre.

En todas las esquinas se pueden observar los montones de basura, aún cuando los dejan en bolsas, los roedores y los perros hacen de la suyas y comienzan a destruirlas y dejar los desechos en la calle.

Esta situación afecta a las personas que laboran en los restaurantes, así como de las personas que transitan por este lugar y para los propios comerciantes informales y maestros.

Y es que los fétidos oleros cada día se perciben más porque la ola de calor descompone más rápido la basura orgánica.

Pero esta situación parece no importante a las personas que mantienen cerradas las calles, porque continúan generando basura.

En la calle de Guerrero y Alcalá, se puede ver que se utiliza como baño o letrina, pues es imposible caminar por este lugar, por las condiciones en las que se encuentran.

Decenas de bolsas de basura son depositadas de manera diaria en un predio ubicado en el Centro Histórico de Oaxaca.

De seguir así se corre el riesgo de enfermedades estomacales para las personas que se encuentran cerca.