Certificados en combate a la corrupción, servidores públicos de Administración

110

Un centenar de trabajadoras y trabajadores de la Secretaría de Administración alcanzaron su certificación en el estándar de competencia laboral “EC0500 Acción con Legalidad y Prevención de la Corrupción en la Administración Pública”, otorgado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias.

Desde el mes de septiembre, trabajadoras y trabajadores de todos los niveles jerárquicos de la Secretaría de Administración llevaron a cabo su proceso de capacitación y evaluación, con el fin de certificarse y fortalecer de esta manera el servicio público para seguir construyendo un gobierno transparente y libre de corrupción.

En este sentido, más de un centenar de personas dedicadas al servicio público han recibido el documento que los acredita como competentes en acciones de legalidad y prevención de la corrupción, mientras que 450 están concluyendo los procedimientos para reforzar sus capacidades laborales con apego a la legalidad y normatividad.

Para alcanzar la certificación, el capital humano demostró los conocimientos básicos sobre el actuar del servidor público, además de presentar una evaluación de desempeño, una evaluación multiperceptual y elaborar una propuesta de mejora para su entorno laboral, cumpliendo con su papel en el Gobierno del Estado, lo que repercute en una administración moderna, eficiente y transparente.

Este ejercicio forma parte del trabajo permanente que lleva a cabo la Secretaría de Administración, encabezada por Germán Espinosa Santibáñez, para fortalecer las acciones anticorrupción, sumando al trabajo que realizan mujeres y hombres de la dependencia a la ciudadanía en un marco de legalidad, respeto, equidad, igualdad y no discriminación.

Asimismo, el Estándar de Competencia EC0500 Acción con Legalidad y Prevención de la Corrupción en la Administración Pública consolida una administración comprometida con la aplicación y difusión de conductas positivas para robustecer el quehacer gubernamental, lo que repercute en la construcción de una sociedad llena de valores.