Control del descortezador en los bosques de la UNSIJ

62

El bosque de pino-encino de la Universidad de la Sierra Juárez, que alcanza aproximadamente 40 hectáreas, se vio afectado por un insecto descortezador del género Dendroctonus (D. adjunctus Blandford, D. frontalis Zimmermann y D. mexicanus Hopkins), una de las plagas forestales primarias más importantes en los bosques de pino. De acuerdo con la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), el volumen de madera afectada en el estado en los últimos años ha sido de 1,122,415 metros cúbicos, siendo  los bosques de la Sierra Juárez los más afectados por esta plaga.

Los bosques al estar bajo dinámicas como los cambios de temperatura, precipitación, humedad, entre otros, se hacen vulnerables a ataques de plagas o enfermedades. El análisis de riesgos, la previsión de brotes futuros, el diseño y aplicación de estrategias de protección son responsabilidad del gobierno, de los dueños de los recursos y de las instituciones de investigación y educativas.  El desarrollo de medidas fitosanitarias, técnicas de protección y control, programas operativos anuales y el manejo integral de plagas, minimizan el movimiento transfronterizo de las plagas; es decir, el manejo de los ecosistemas de manera sustentable aplicando tratamientos silvícolas adecuados para cada una de las condiciones disminuye las poblaciones de las diferentes plagas y enfermedades.

En la Universidad de la Sierra Juárez, liderados por la profesora investigadora Lizbeth Luna Bautista y el Jefe de Carrera de Ingeniería Forestal, Dr. Víctor Hernández Bautista, se realizó un estudio técnico de diagnóstico el cual determinó el número de brotes y el número de árboles afectados  por el insecto descortezador. Los árboles afectados fueron de la especie Pinus oaxacana. La estrategia de saneamiento consistió en el derribo de los árboles infestados, el descortezado de los fustes y la quema de la corteza. Finalmente, se realizaron prácticas complementarias, tales como pica y acomodo de material en curvas de nivel, para acondicionar el sitio para reforestar las áreas saneadas. Se sembraron 800 árboles de la especie Pinus oxacana, En esta actividad participaron alumnos, profesores y trabajadores de la universidad, destacando los pertenecientes a la carrera de Ingeniería Forestal y de la Maestría en Ciencias en Conservación de los Recursos Forestales.

El mantenimiento de la sanidad de los bosques exige que se planifiquen cuidadosamente todas las fases de ordenación de los recursos, desde la plantación o regeneración hasta la cosecha. La protección forestal, es el conjunto de actividades y prácticas encaminadas a prevenir, controlar y combatir todos los factores que inciden en la destrucción de los recursos forestales. Existe una disciplina de las ciencias forestales encargada de realizar cada una de estas actividades. La Universidad de la Sierra Juárez cuenta con una plantilla de profesores investigadores especialistas en diferentes áreas del ámbito forestal, entre las que se encuentran conservación, manejo forestal, ecología, suelos y sanidad forestal. Además, la universidad mediante la Coordinación de Promoción al Desarrollo, asesora a comunidades forestales de la región que soliciten el apoyo de los profesores investigadores, respecto a las ciencias forestales u otras disciplinas.

La Universidad de la Sierra Juárez (UNSIJ), se ubica en Avenida Universidad S/N en Ixtlán de Juárez, Oaxaca, México, C.P. 68725, y ofrece las carreras de Ingeniería Forestal, Ingeniería en Tecnología de la Madera, Licenciatura en Ciencias Ambientales, Licenciatura en Biología, Licenciatura en Informática y Licenciatura en Administración Turística. También ofrece la Maestría en Ciencias en Conservación de los Recursos Forestales y la Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental.

Compartir