Denuncia Javier Villacaña ante FGR por campañas difamatorias en su contra

32

A lo largo de los dos últimos años, por decisión propia, me he mantenido alejado de la política tanto en Oaxaca como a nivel nacional, de hecho he manifestado que por el momento no deseo participar en puesto alguno de gobierno, aunque también he dejado en claro mi respaldo a la política del gobernador Alejandro Murat Hinojosa.

Sin embargo en diferentes ocasiones a través de cuentas falsas (de troles o bots) de diferentes redes sociales, se me ha querido involucrar en diferentes actividades de las que soy ajeno, haciendo blanco de esas difamaciones no solo a mi persona, sino a mi familia; lo que resulta una bajeza por parte de aquellos que se ocultan en el anonimato para recurrir al insulto fácil y a la calumnia.

En días recientes a través de una cuenta de Facebook se me ha querido vincular con el ex diputado local, Juan Vera Carrizal, a quién efectivamente conozco, pero con quién no mantengo relación alguna, mucho menos una sociedad en sus empresas.

Lamento y condeno lo ocurrido a la joven saxofonista María Elena Ríos, me he unido al reclamo social de un investigación efectiva y castigo a los responsable del atentado en su contra. Pero resulta una vileza que a través de esas redes sociales se me quiere implicar en el caso como quien ha filtrado video en contra de la artista a quien no conozco, pero que como mujer merece todo mi respeto.

Ante esta serie de descalificaciones y difamaciones en mi contra, he decidido solicitar la intervención de la Fiscalía General de la República, iniciando la carpeta de investigación respectiva y que se dé con los responsables de estas campañas difamatorias, no se puede seguir polarizado a la sociedad por intereses políticos ya sean personales o de grupo.

Quiero subrayar que a partir de la última publicación en mi contra, se me han acercado amigos, para referir que esa infamia se originó en el IEEPO, por lo que de ser así solicito a mi amigo Paco Ángel Villarreal que se haga una investigación al respecto, la arena política no puede, ni debe ser ensuciada por insulto y descalificaciones en afanes eminentemente electoreros. Por el contrario quienes aspiran a un cargo de elección popular o administrativo deben conducirse con respeto a los demás y conscientes de los alcances de la labor encomendada.

Respetuosamente

Javier Villacaña Jiménez

Compartir