Emboscan y matan a 13 policías en Michoacán

12

Durante casi 500 metros de la carretera Aguililla-Apatzingán había cascajos de alto calibre. Según las primeras investigaciones, durante al menos medio kilómetro los pistoleros dispararon desde vehículos en movimiento y desde ambos costados de la carretera.

La emboscada liderada por 30 sicarios en cinco vehículos blindados, que dejó el saldo de 13 policías muertos,  fue justo al salir de El Aguaje. En una recta muy prolongada. Hasta ahora se sabe que presuntos miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) utilizaron rifles calibre .223 y 7.62. Una de las patrullas presenta orificios que hacen suponer el uso de Barret, un fusil antiaéreo.

El ataque ocurrió muy cerca de la cabecera municipal; los autores viajaban en camionetas blindadas, reportaron, a través de mensajes audio grabados, algunos policías sobrevivientes.

A 500 metros de donde inició el ataque, dos camionetas oficiales fueron incendiadas. El fuego alcanzó al menos a tres policías; uno de los oficiales quedó totalmente calcinado. Sus restos estaban frente a la patrulla.

Tras la emboscada contra elementos de la Policía Michoacán, en El Aguaje, poblado emblemático de la Tierra Caliente Michoacana, prácticamente todos sus habitantes se encerraron en sus casas.

Solados y policías buscan a los agresores por tierra y aire. En la carretera Aguililla-Apatzingán también escaseó el tránsito vehicular; la presencia de patrullas militares y policiales era muy evidente; todos preparados para reaccionar a la menor señal de peligro o cuando no distinguen entre un reportero que documenta el operativo y un eventual nuevo ataque.

Entre los agentes de la policía estatal hay mucho coraje por lo ocurrido a sus compañeros. No descartan que la emboscada esté relacionada con capturas contra el CJNG o municipales los hubieran “puesto”.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Michoacán confirmó que fueron 13 los elementos de la Policía Michoacán que murieron y tres los que resultaron heridos.

Israel Patrón, titular de la SSP, manifestó que los agentes formaban parte de un grupo de 41 policías que, a bordo de cinco patrullas, iban a recoger a una mujer y a su hija para apoyarlas en el traslado ante un juez de la región, por un conflicto familiar.

Hipólito Mora, exlíder de autodefensas en Michoacán, dijo que se debe cambiar la estrategia de seguridad o estos eventos seguirán pasando.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río, para Excélsior Televisión, manifestó que hay autoridades que no hacen bien su trabajo y hay muchas familias enojadas en México porque el país se ha convertido en un cementerio.

Sobre el tema, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo que este tipo de hechos “pasa todos los días a todas horas.”

Fuente: Excélsior

Compartir