Harán en EU un homenaje póstumo a León-Portilla

9

A casi dos meses del fallecimiento del historiador Miguel León-Portilla (1926-2019), el Instituto Cervantes de Nueva York le rendirá un homenaje mañana, en el que participarán el cónsul general Jorge Islas López y el representante de México ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente, confirmó a Excélsior María Luisa León-Portilla.

Durante dicho homenaje está programada la proyección de un documental inédito, que servirá como colofón para recordar al experto del México prehispánico y uno de los mejores intelectuales de México.

En su breve intervención, María Luisa León-Portilla adelantó que evocará la huella de su padre a partir del poema Cuando muere una lengua, en el cual capturó lo que sucede cuando éstas se extinguen.

Por otro lado, se le consultó si ha habido alguna noticia sobre el lanzamiento del sitio virtual que será dedicado a su padre en la Biblioteca Cervantes, el cual incluiría documentos, videos, fotos y discursos, pero detalló que hasta ahora sigue pendiente.

Lo que ya se definió es el lanzamiento de la primera obra póstuma de León Portilla. Se trata de El teatro náhuatl. Prehispánico, colonial y moderno, editado por el Colegio Nacional, que será presentado el 2 de diciembre en la 33 Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El volumen será presentado por el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma y el dramaturgo Luis de Tavira, y contará con una lectura dramatizada a cargo de Marina de Tavira y Victoriano de la Cruz. Consiste en una antología bilingüe complementada con una rica iconografía, que presenta una aproximación a la dramaturgia náhuatl, desde los códices prehispánicos hasta el teatro contemporáneo, e incluye la traducción al náhuatl de La huida de Quetzalcóatl, obra que el propio León-Portilla escribió en la década de los años 50.

Todavía queda pendiente la publicación de sus memorias y una antología de literatura en más de 50 lenguas originarias; además del proyecto que anunció el investigador Patrick Johansson —discípulo de León-Portilla—, para realizar la edición facsimilar de los Códices Matritenses (303 folios), depositados en la Real Biblioteca y en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia, de Madrid, así como la posible publicación de tres inéditos.

Fuente: Excélsior

Compartir