Imponen cuarentena a viajeros de lugares focos de COVID-19

1093

Nueva York y sus estados vecinos de Nueva Jersey y Connecticut impondrán una cuarentena de 14 días a los viajeros procedentes de focos de COVID-19 en Estados Unidos para evitar nuevos contagios en la región más golpeada por la pandemia, según anunció este miércoles el gobernador Andrew Cuomo.

En una rueda de prensa, Cuomo explicó que Nueva York, que ha sido el epicentro del coronavirus en EE.UU., ha “trabajado muy duro para reducir la tasa de transmisión” y las autoridades no quieren que esos avances se reviertan al recibir viajeros de otros estados que “literalmente traen con ellos la infección”.

“Lo que pasa en Nueva York pasa en Nueva Jersey y pasa Connecticut”, reconoció el político demócrata, que informó que los gobernadores del área triestatal han acordado imponer esa misma medida a partir de esta noche a nueve estados que presenten una alta tasa de infección.

Especificó que en este momento la cuarentena se aplicaría a viajeros de Alabama, Arkansas, Arizona, Florida, Carolina del Norte y del Sur, Washington, Utah y Texas, pero matizó que esos focos “pueden cambiar”, por lo que las autoridades “actualizarán diariamente” quiénes están sujetos a la orden.

La situación recuerda a finales de marzo, cuando fue precisamente el estado de Florida el que impuso una cuarentena a los viajeros procedentes de Nueva York y sus dos estados vecinos por ser los puntos calientes del país en cuanto al coronavirus.

La media de nuevos casos diarios en EE.UU. se situaba en 31.000 este miércoles, debido especialmente al repunte en California, Florida, Texas y Arizona, que suman cerca de la mitad de contagios de todo el país.

Hay ya más de 2,3 millones de casos confirmados en EE.UU. y 121.000 fallecidos, de acuerdo a la Universidad Johns Hopkins.

El estado de Nueva York está en plena reapertura y tiene una proporción de positivos sobre el total de testados del 1,1 %, mientras que el área de la Gran Manzana, que avanza más lentamente que el resto de áreas, tiene una proporción del 1,2 %, dijo este miércoles Cuomo.

En otra conferencia separada, el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, anunció que el próximo 1 de julio las ocho playas locales reabrirán para los bañistas con horarios limitados, el último paso en una reapertura en la que los ciudadano ya pueden disfrutar los restaurantes con terraza exterior, las tiendas minoristas o las peluquerías, entre otros negocios.

No obstante, el alcalde de la Gran Manzana cuantificó la pérdida de ingresos por el parón de actividad de los últimos meses en 9.000 millones de dólares y avisó que su Administración tendrá que hacer recortes para cuadrar el presupuesto, por lo que “como última opción” baraja el despido de hasta 22.000 empleados públicos.

 

Con información de EFE