Juan Villoro recibe Doctorado Honoris Causa por parte de la UAM

65

Ciudad de México. El escritor y periodista Juan Villoro recibió la tarde de este miércoles el Doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), institución en la que realizó sus estudios de licenciatura además de otras actividades.

Se trata de un reconocimiento a su trabajo en la cultura nacional, señalaron el rector general de la UAM, Eduardo Peñalosa y la profesora e investigadora Mónica Bernal, quien junto con otros profesores presentó la postulación de Villoro a ese reconocimiento. Postulación que recibió el voto unánime del Colegio Académico el pasado 28 de febrero.

En su discurso, Juan Villoro, ex director de La Jornada Semanal, se refirió a la matanza de Tlatelolco y al libro de Elena Poniatowska, La Noche de Tlatelolco, como lo que marcó el inicio de la construcción de la memoria colectiva.

“El presidente Díaz Ordaz apostó a que la matanza se cubriera del manto protector del silencio, pero no advirtió lo esencial: los tanques en las calles no habían combatido personas, sino ideas. El 68 produjo cambios significativos en una sociedad anquilosada”.

Fue entonces que se crearon nuevas formaciones políticas, nuevas publicaciones, nuevos centros de enseñanza “en un México de partido único que se debatía entre la reiteración del autoritarismo y la transformación hacia un horizonte abierto”. Ahí se fundó la UAM “amparada en un lema que alude a los favores de la memoria y las ilusiones del porvenir: Casa abierta al tiempo”.

Ese lema “adquiere un significado especial en la época de la posteridad, donde los poderosos apuestan por la distorsión de los hechos y la exoneración de olvido”.

El rector general de la UAM, en tanto, advirtió que “a 43 meses de Ayotzinapa, y la tragedia de los tres alumnos de cine en Guadalajara, la universidad también se ha expresado públicamente al respecto. Los jóvenes están en una condición de cierto desamparo y es importante entablar una lucha y trabajar por ellos” y en ese aspecto la universidad se convierte en el espacio posible para que eso ocurra.

Fuente: La Jornada

Compartir