Lecturas subrayadas

259

Anaquel

Omar González

Extraigamos algunas citas de diarios y libros, lecturas subrayadas. Siempre hace falta tenerlas a mano;

1.- “Leer es como tomar agua; ayuda a no ahogarse”. (Braulio Peralta, “Nada, otra vez nada”, La letra desobediente, Milenio, 8.01.18).
2.- “El arte de fracasar con estilo”. (Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi).
3.- “Salvo esperar que aclare, todo deja de tener importancia”. (Ídem).
4.- “La amistad une; también el odio sabe juntar”. (Jorge Luis Borges, La traducción de un incidente, en: Inquisiciones/Otras inquisiciones).
5.- “Un diálogo, creo, no tiene obligación alguna de ser un modo verbal de la esgrima, juego de asombros, de tintas y de vanidades; es la investigación conjunta de un hecho o la recuperación de compartidas memorias y no importa saber si las palabras salen de un rostro o de otro”. (Jorge Luis Borges, Prólogo a: Borges, sus días y su tiempo (Conversaciones), de María Esther Vázquez).

6.- “Como a todos, muchas veces me angustió la imposibilidad de retener a la persona querida tal como la conocimos, para siempre”. (Adolfo Bioy Casares, Dormir al sol).
7.- “Uno siempre escribe para alguien, pero nunca sabe quién es. Aparece quizás un destinatario, un lector, presente en el momento de corregir, una especie de doble social desde el cual se corrige y se reescribe”. (Ricardo Piglia en entrevista con Mónica López Ocón, “La lectura de ficción”, en Tiempo Argentino, 24 de abril de 1984).
8.- “La eternidad está enamorada de las obras del tiempo”. (William Blake, El matrimonio del cielo y el infierno).
9.- “¿Se podrá algún día volver a la simplicidad de los tiempos patriarcales? ¿Vestir percal y chilapeño? ¿Divertirse en el jardín y no en el salón?”. Antonio Saborit, Diario de las cigarras (La ciudad de México 1895-1898).
10.- “Detesté presentarme como periodista, pero pensé que por mucha que ella hablara francés la palabra escritor no le diría nada a esa mujer incandescente. A la mayoría de las personas les interesan los periódicos, no las novelas; temen a la prensa, no a los libros;
todo el mundo huye de una tempestad critica en los diarios, muy pocos se preocupan por la tela de juicio de la literatura”. (Rafael Pérez Gay, Un género diabólico, en: Arde, memoria).

#Anaquel

Columnista: Omar González

Compartir