Lo peor está por llegar a los países en guerra, alerta ONU

48

Nueva York. En los países en conflicto, lo peor está por llegar en la crisis del coronavirus, que reportó hasta ayer más de un millón 100 mil contagiados y casi 59 mil muertes en todo el mundo, alertó el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres.
Hay una oportunidad para la paz, pero aún está lejos. La necesidad es urgente. La tormenta del Covid-19 llega ahora a todos los escenarios de conflicto armado, declaró Guterres al presentar un informe sobre los avances logrados desde el 23 de marzo, cuando pidió alto al fuego en los países en guerra.
El virus ha mostrado hasta qué punto puede cruzar rápidamente las fronteras, devastar países y transformar vidas. Lo peor está por llegar, advirtió el secretario de la ONU.
Siria, Ucrania, Libia, Yemen, Myanmar y Colombia se mostraron dispuestos a detener enfrentamientos, pero hay enorme diferencia entre las declaraciones y los actos, sostuvo, al lamentar situaciones en las que los conflictos se han intensificado.
A escala global hay un millón 100 mil 283 contagios, 58 mil 929 muertos y 226 mil 603 recuperados en 181 naciones o territorios, de acuerdo con el conteo de la Universidad Johns Hopkins.
Los jefes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, y del Fondo Mundial Internacional, Kristalina Georgieva, insistieron en que salvar vidas es un prerrequisito para rescatar los medios de subsistencia durante la pandemia, a la que calificaron de una de las horas más oscuras de la humanidad.
Es necesario controlar primero el Covid-19 antes de reactivar la economía, aunque admitieron que es difícil encontrar el equilibrio adecuado, señalaron Adhamon y Georgieva en una columna conjunta en el diario inglés Telegraph.
La economía mundial ha sido golpeada por el virus y los bloqueos asociados, ya que más de la mitad de la población del planeta vive en algún tipo de confinamiento para frenar la propagación de la enfermedad.
La escasez de alimentos puede agravarse con motivo del virus, particularmente en África, que depende de su importación y de las exportaciones, advirtió la ONU.

-Protección facial: carrera despiadada-

La carrera por conseguir cubrebocas para evitar la propagación del coronavirus es despiadada. Sin la capacidad de producir por sí mismos estos artículos en número suficiente, muchos países occidentales buscan comprarlos por millones, principalmente en Asia, una situación que condujo a muchos a pasar por alto las reglas y el juego limpio que rigen en tiempo normal en los intercambios mundiales.
Estadunidenses compraron un cargamento de tapabocas a punto de despegar a Francia en la pista de un aeropuerto en China; en otros casos, franceses o checos requisaron mascarillas destinadas a España o Italia, los dos países europeos más golpeados por el virus .
La OMS indicó ayer que las mascarillas quirúrgicas deben ser prioritariamente para los trabajadores de la salud, pero abrió la puerta a un uso público más amplio de tapabocas caseros u otras protecciones faciales.
La Comisión Europea (CE) anunció la supresión temporal del cobro de aranceles y del IVA a las importaciones de material médico. La medida se aplicará a equipos de protección, kits de diagnóstico y mascarillas o respiradores, precisó la CE, cuando la pandemia ya se cobró casi 40 mil vidas en el viejo continente.
En Italia, en cuarentena hace casi un mes, se reportaron hasta ayer 14 mil 681muertos y 119 mil 827 infecciones, indicó protección civil, al confirmar que siguen desacelerándose los casos.
Reino Unido, con más de 38 mil contagios, abrió un nuevo hospital temporal con 4 mil camas para los pacientes más graves en un centro de conferencias en Londres.
En Alemania las acciones de restricción empiezan a surtir efecto, indicó el gobierno. Las cifras dan esperanza, pero aún es demasiado pronto para suavizar las medidas, explicó la canciller Ángela Merkel.
La Organización Internacional para las Migraciones pidió a Grecia garantizar a los refugiados el mismo acceso a los servicios médicos que brindan a los locales, después de que se informó de una veintena de casos en sus campamentos.
Turquía endureció las restricciones al cerrar más de 30 ciudades, incluidas Estambul y Ankara, al tráfico de automóviles durante 15 días, y extendió a los jóvenes menores de 20 años el estricto confinamiento impuesto a mayores de 65.
Las mezquitas siguen abiertas en Pakistán, el día más importante de la semana para los musulmanes, pese a la propagación de la pandemia del coronavirus.
Seis personas murieron a manos de la policía durante la primera semana de confinamiento en Sudáfrica, de acuerdo con estadísticas de un organismo supervisor.

Con información de La Jornada

Compartir