Manda Obrador ‘indirecta’ a Slim para compra de Banamex

475

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el jueves que los empresarios Carlos Slim y Carlos Hank González tienen ‘los recursos suficientes’ para postularse como posibles compradores de Banamex.

El mandatario afirmó que la venta de la institución representa una oportunidad para ‘mexicanizarla’ y devolverla a manos de inversionistas nacionales.

“Celebro que Ricardo Salinas Pliego haya manifestado su interés de comprarlo. Él tiene ya Banco Azteca y creo que tiene los recursos suficientes para hacerlo. Lo mismo podría decirse de Carlos Slim de Inbursa y Carlos Hank de Banorte”, dijo en un video publicado en su canal de YouTube.

El mandatario aseguró que el empresario José Javier Garza, empresario regiomontano de la familia Garza Sada y afín a la cuarta transformación, le expresó interés en el banco. “Me mandó un recado José Javier Garza Calderón, de Nuevo León, que ellos podrían también, junto con otros inversionistas, reunirse para comprar el banco y debe de haber muchos otros inversionistas, banqueros mexicanos”.

Descartó que el Gobierno tratará de impedir que el Banco Nacional de México pueda ser comprador por algún o algunos inversionistas extranjeros, aunque remarcó su preferencia porque Banamex quedé en manos mexicanas.

“Desde luego, esto no significa impedir que participen en la convocatoria, subasta, en licitación extranjeros, nosotros no estamos cerrados ¿no?, no somos chovinistas, no estamos en contra de los extranjeros, pero sí nos gustaría que se mexicanizara este banco”.

“Suele pasar que las ganancias de la banca, cuando los accionistas son extranjeros, no se reinvierten en el país”, agregó.

Sobre el anuncio de Citi, remarcó que esto forma parte de su estrategia a nivel global de enfocarse en otro tipo de negocios, pues también vendió su participación en banca de consumo en otros países como China, Brasil y Argentina.

“Esto lo digo para que no se malinterprete porque también los adversarios aprovecha todo para decir que están mal las cosas y para decir que por eso se está vendiendo Banamex”, comentó.

López Obrador remarcó que la operación es una oportunidad para que algo que “no es malo”, se pueda convertir en algo “muy bueno”.

El mandatario destacó que otra ventaja es que la venta le podrá generar una recaudación.

“Aunque no está a discusión o es obvio, no está de más decir que esta operación dejaría también impuestos, miles de millones de pesos entrarían a la Hacienda pública, ¿para qué?, pues para el desarrollo del país, para que ese presupuesto siga destinándose al bienestar de nuestro pueblo para mantener la paz y la tranquilidad, en el entendido de que la paz es fruto de la justicia”.

Lo anterior, sin dejar de pasar la crítica de que cuando Citigroup compró Banamex en 2001 no pagó impuestos, valuados en alrededor de 3 mil millones de dólares, por “influyentismo y corrupción” con el expresidente Vicente Fox.

Sobre el anuncio de Citi, remarcó que esto forma parte de su estrategia a nivel global de enfocarse en otro tipo de negocios, pues también vendió su participación en banca de consumo en otros países como China, Brasil y Argentina.

“Esto lo digo para que no se malinterprete porque también los adversarios aprovecha todo para decir que están mal las cosas y para decir que por eso se está vendiendo Banamex”, comentó.

López Obrador remarcó que la operación es una oportunidad para que algo que “no es malo”, se pueda convertir en algo “muy bueno”.

El mandatario destacó que otra ventaja es que la venta le podrá generar una recaudación.

“Aunque no está a discusión o es obvio, no está de más decir que esta operación dejaría también impuestos, miles de millones de pesos entrarían a la Hacienda pública, ¿para qué?, pues para el desarrollo del país, para que ese presupuesto siga destinándose al bienestar de nuestro pueblo para mantener la paz y la tranquilidad, en el entendido de que la paz es fruto de la justicia”.

Lo anterior, sin dejar de pasar la crítica de que cuando Citigroup compró Banamex en 2001 no pagó impuestos, valuados en alrededor de 3 mil millones de dólares, por “influyentismo y corrupción” con el expresidente Vicente Fox.

El presidente dijo estar recuperándose satisfactoriamente de su segundo contagio de COVID, hasta el punto de que se encontraba trabajando y viendo el tema de la venta de Banamex con Rogelio Ramírez de la O y Adán Augusto López, secretarios de Hacienda y Gobernación, respectivamente.

El martes, Citi anunció que planea su salida de la banca de consumo y empresarial de México, esto como parte del impulso de la directora ejecutiva, Jane Fraser, para revisar la estrategia de la empresa.

Los inversionistas han presionado durante mucho tiempo a los ejecutivos del banco para que busquen salir de las operaciones enfocadas en el consumidor en México, donde opera como Citibanamex.

México es el mercado de consumo internacional más grande del banco con sede en Nueva York. En los tres primeros trimestres de 2021, la totalidad de los negocios de los cuales Citi estaría saliendo en México representaron aproximadamente tres mil 500 millones en ingresos, mil 200 millones en ganancias antes de impuestos.

Vía El Financiero