Mercedes registra su peor inicio en 5 años

105

La Fórmula 1 ha tenido un arranque inesperado dentro de las tres primeras carreras del campeonato; cuando todo indicaba que Mercedes volvería a dominar la competencia, los Ferrari y los Red Bull han levantado la mano y dejan claro que la lucha por el título está mucho más competida que en los últimos cinco años.

En Australia, todo marchaba de manera normal, Mercedes dominó y se llevó la pole; en la carrera, Lewis Hamilton dominaba sin mayor contratiempo, hasta que  salió el auto de seguridad, que aprovechó Vettel para entrar a pits y salir por delante del británico, quien sobre el final de la carrera no pudo remontar la posición que había perdido.

En Bahréin, Ferrari parecía que se quedaría atrás; todo estaba calculado para que cada auto hiciera dos detenciones en los pits; sin embargo, los italianos lo arriesgaron todo y fueron a una sola detención, lo que le dio la posibilidad a Vettel de ganar su segunda carrera en el campeonato.

Para el Gran Premio de China, los Ferrari se enfilaban para tener un fin de semana perfecto, pero tuvieron que probar una cucharada de su propio chocolate cuando apareció un sefty car, que aprovecharon muy bien los Red Bull para montar neumáticos nuevos que les dieron la posibilidad de cerrar la carrera con un ritmo mucho más rápido que el resto.

Este es el ejemplo claro de que las distancias se han acortado entre una escudería y y otra. Aquí te dejamos un análisis del arranque de los tres equipos que pelearán el título.

Ferrari. Su inicio de temporada no pudo ser mejor, pues ni siquiera en sus mejores sueños imaginaron que podrían superar a los Mercedes en las primeras dos carreras; sin embargo, lo hicieron y ahora la confianza está de su lado. Su auto es rápido y confiable, el motor italiano se ha comportado de maravilla y no parece que vayan a tener problemas de fiabilidad; pese a ello han demostrado que su mayor fortaleza es la enorme capacidad que tienen para manejar la estrategia en carrera.

Red Bull. Con los problemas y los abandonos que tuvieron en Australia y Bahréin, todo apuntaba a que en este 2018 estaban destinados a sufrir, pero en China la suerte les ha sonreído y demostraron que tienen la capacidad de ir más allá. Su mayor fortaleza sigue siendo el talento que tienen sus pilotos, pues Ricciardo y Vestappen son la dupla más equilibrada de la parrilla; ambos conducen muy rápido y no se guardan nada a la hora de atacar, aunque su mayor debilidad seguirá siendo la fiabilidad de su monoplaza, principalmente por el motor Renault.

Mercedes. Sigue siendo el mejor auto y el motor más fiable y rápido del campeonato, pero la diferencia con el motor Ferrari y el chasis del Red Bull ya es mínima; han tenido errores muy puntuales por los que se han quedado atrás, pero una vez que tomen confianza y ritmo, sin duda  regresarán a la victoria; pese a estos resultados, aún tienen en sus manos las armas para conseguir un título más.

Con información de La Razón

Compartir