Niño ambientalista es amenazado en Colombia

182

VILLETA, Colombia (AP) — Una amenaza de muerte lanzada vía redes sociales a un activista ambiental de apenas 11 años ha despertado controversia en Colombia, donde son comunes los ataques contra líderes de la sociedad civil y las amenazas se toman en serio.

Las autoridades colombianas dicen que están investigando la amenaza hecha contra Francisco Vera y el presidente Iván Duque, en una alocución televisada reciente, prometió que serán encontrados “los bandidos” detrás mensaje en Twitter.

Por su parte el niño dice que seguirá lanzando campañas en defensa del medio ambiente y llamó a los jóvenes del país a usar las redes sociales “para generar un cambio social por la causa que ellos amen”.

Vera, a quien algunos comparan con la joven activista sueca Greta Thunberg, se reunió con seis compañeros de escuela hace unos dos años y marcharon a un parque en su ciudad de Villeta portando carteles y gritando lemas en defensa del medio ambiente, bajo la protección de su abuela.

Su grupo Guardianes de la Vida cuenta ahora con al menos 11 capítulos y más de 200 miembros por toda Colombia. El año pasado sembró cientos de árboles y entregó una petición al gobierno colombiano para que prohíba el uso de plásticos no reciclables. El año pasado habló ante el Congreso de la nación.

El 15 de enero, el niño recibió un lúgubre mensaje en Twitter lleno de groserías y firmado con un nombre falso, en respuesta a un video donde el menor le pedía a Duque mejorar el acceso a internet a los alumnos obligados a estudiar en la casa debido a la pandemia.

Tales amenazas tienen peso en Colombia. La ONU estima que unos 53 líderes comunitarios fueron asesinados el año pasado en el país sudamericano, e investiga denuncias de otros 80 crímenes. Colombia está en un delicado proceso de restaurar la paz tras décadas de lucha guerrillera y batallas entre cárteles del narcotráfico y paramilitares.

Twitter suspendió la cuenta desde donde provino la amenaza y el niño ha recibido cientos de mensajes de apoyo, incluso una carta firmada por la alta comisionada de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, y entregada personalmente por representantes de la ONU.

En su casa en Villeta, un poblado rodeado de montañas, Francisco dijo que acepta “crítica constructiva” y que está tratando de ignorar la amenaza y otros mensajes que lo acusan de ser títere de políticos izquierdistas.

Insiste en que su grupo seguirá haciendo campaña contra la fracturación hidráulica y para que queden prohibidos los plásticos no reciclables, una iniciativa que fue objeto de una petición el año pasado con 24.000 firmas.

Su madre, Ana María Manzanares, espera que la amenaza no haya sido más que una broma de mal gusto.

Dijo que un funcionario municipal le sugirió cerrar las cuentas de su hijo en las redes sociales, pero ella prefiere que él tome sus propias decisiones.

“Yo quiero que él sepa que lo que él hace es muy valioso, que sí se pueden transformar las cosas y miles de niños en el mundo lo están haciendo”, declaró la madre.

Francisco está de acuerdo.

“Las conversaciones grandes no sólo son para adultos, también para pequeños y para niños … Los que hoy están tomando las decisiones ya se van a ir de la tierra y nosotros vamos a asumir las consecuencias de esas decisiones políticas y económicas”, afirmó Francisco.

Si bien el niño dice disfrutar de ver debates políticos en televisión, también tiene pasatiempos más comunes para gente de su edad: los videojuegos, caminar con su perro Pinky y nadar en la piscina local. En su cuarto, Francisco tiene una caja llena de Legos, cinturones de taekwondo y pistolas Nerf que le muestra a un visitante con una sonrisa. “Soy un pacifista. Pero también soy un niño”.