ONG’s pedirán no más ‘políticas rosas’ al próximo presidente

272

El candidato presidencial que gane la elección del 1 de julio será convocado por Organizaciones no gubernamentales (ONG’s) para asumir el compromiso de adoptar una agenda para la igualdad que no vuelva a ofrecer “políticas rosas” que de ninguna manera representan una solución estructural a las problemáticas que enfrentan las mujeres.

Regina Tamés del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), recalcó que es momento de terminar con la idea de que las mujeres son un grupo minoritario y vulnerable, porque conforman la mitad de la población y deben ser tomadas en cuenta en políticas públicas en términos reales y no sólo como beneficiarias de las superficiales acciones “rosas”.

“Las tan populares políticas rosas, que es lo único que hemos visto hasta ahora, sabemos que son soluciones superficiales y aisladas que no están acompañadas de medidas que busquen realmente ver cuál es el problema estructural y en dónde está este problema de desigualdad”, señaló.

Enfatizó que el candidato que asuma la presidencia tendrá que trabajar en conjunto con las ONG’s para realizar acciones que den cara a los problemas registrados.

“La agenda es para quien quede, hay que empujar, falta un mes para las elecciones, después va a haber un periodo importante de transición y queremos que desde ahora se sienten a pensar que no nos podemos inventar nada nuevo, aquí no se trata de ver cuál es la idea más ingeniosa, sino realmente y tampoco dar migajas con estas políticas rosas, sino más bien pensar en lo estructural y qué está faltando”, indicó.

Incluye los temas de maternidad forzada, criminalización de las mujeres, acceso a la justicia, violencia obstétrica y muerte materna, seguridad social, conciliación y derechos laborales y democracia paritaria.

Las representantes de instancias como EQUIS: Justicia para las Mujeres, del GIRE y del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), plantearon una agenda de seis ejes centrales en materia de igualdad y justicia.

Fuente: Excélsior