Presentan diputadas Reforma Constitucional en materia de paridad e igualdad de género

277

La diputada local Mariana Benítez Tiburcio, presidenta de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura del Congreso del Estado, presentó junto con las diputadas Gabriela Pérez, Lizbeth Concha, María Luisa Matus, del PRI; Yesenia Nolasco, Haydee Irma Reyes y Melina Hernández Sosa, de Morena; Miriam de los Ángeles Vásquez e Ysabel Martina Herrera, del PRD; Antonia Natividad Díaz Jiménez, del PAN; Adriana Altamirano, de Nueva Alianza; Eva Diego Cruz, del PVEM y Xóchitl Jazmín Velásquez, del PUP, una iniciativa de reforma constitucional que propone continuar con la armonización de la Constitución local con las reformas constitucionales conocidas como #ParidadenTodo.

Con esto buscan que se incorporen los principios de paridad y de alternancia de género en la postulación de diversos cargos públicos de alto nivel, cuya designación está prevista en el texto constitucional; asimismo se prevé reconocer en la Constitución y no solo en la ley, los requisitos conocidos como lineamientos “3 de 3” para la designación de magistraturas, diputaciones, alcaldías, para gobernador o gobernadora y para la titularidad de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, los cuales tienen por objeto impedir que sean designadas personas que hayan sido sentenciadas por agresiones de género y todo tipo de violencia contra las mujeres o sean deudores alimentarios.

“Los avances en la agenda de los derechos de las mujeres, han significado una lucha de décadas, un proceso lento, no exento de dificultades y obstáculos impuestos por el sistema patriarcal”, expresó ante la asamblea legislativa.

De igual manera, expresó un reconocimiento a todas las mujeres que, a lo largo de la historia, gracias a sus aportaciones, talento y tenacidad, han logrado romper barreras y convertirse en pioneras en cada uno de sus ámbitos, dejando un gran legado que ha permitido que las mujeres puedan avanzar y estar en cargos públicos y políticos. 

Ejemplo de ello, explicó, es que 48 millones de mexicanas representan el 52 % del voto en México. Asimismo, por primera vez en la nación, son 7 las mujeres gobernadoras en el país; cuatro ministras de 11 integrantes en el Pleno de la Suprema Corte de Justicia y en 14 de 32 congresos locales, las mujeres legisladoras son mayoría.

“Venimos de siglos de lucha para lograr el reconocimiento de nuestra plena ciudadanía; sin embargo, ninguno de estos cambios hubieran sido posibles si estas ideas no se hubieran traducido en leyes, normas o reglas electorales”, manifestó. 

Señaló que con esta propuesta se busca contribuir a la consolidación de una democracia que incorpore un enfoque incluyente, que promueva para todas y todos, el respeto a sus derechos y un desarrollo igualitario para hombres y mujeres. Como lo dijo la emblemática ministra de la Corte Suprema de los Estados Unidos de Norteamérica Ruth Bader Ginsburg, “Las mujeres pertenecen a todos los lugares donde se toman decisiones. No debería ser que las mujeres sean la excepción”, señaló Benítez Tiburcio.

Asimismo, la diputada Mariana Benítez explicó que en todos los artículos que se propone modificar o adicionar, se incorpora el lenguaje incluyente.“El lenguaje incluyente es un medio para promover relaciones de respeto e igualdad entre los géneros y principalmente, visibilizar a las mujeres”

“Es importante que la Constitución registre el lenguaje incluyente. Hay que mejorar la protección de los derechos humanos desde el lenguaje. Ese es el camino de la igualdad para habitar el espacio público con un lenguaje que muestre y exprese relaciones de equidad entre las personas y que pueda visibilizar e incluir a todas y todos”, precisó.

Finalmente, en su intervención en tribuna, la diputada Mariana Benítez señaló que “el verdadero cambio solo podrá venir si incorporamos a las mujeres al espacio público y no solo eso, si logramos que hombres y mujeres en igualdad tomen decisiones y definan en forma igualitaria el destino de nuestro estado, y de nuestro país. Es una cuestión de derechos y es al mismo tiempo, una cuestión de justicia.”