Se hunde barco y derrama combustible en Acapulco

30

Un viejo barco remolcador de plataforma utilizado por Empresa Administradora de Servicios Técnicos de la Construcción SA de CV para las obras y mantenimiento de Marina Majahua, en Puerto Marqués, se hundió la madrugada de ayer y derramó diésel y aceite, informó la Secretaría de Marina Armada de México (Semar).

Al mediodía las manchas negras llegaban a la orilla de la playa; el olor a combustible y aceite se percibía desde la avenida central del poblado mientras el barco era arrastrado, hacia el fondo de la bahía.

Trescientos prestadores de servicios turísticos y pobladores ocuparon las instalaciones de Marina Majahua, donde se encuentran fondeados una veintena de yates de lujo, para exigir a las autoridades la limpieza de la bahía de Puerto Marqués.

Una hora después, cerca de 30 elementos de la Semar aplicaron un plan de contingencia por el derrame de hidrocarburos y colocaron un trasmallo de contención. A las 17:30 horas se reportó que la emergencia había sido controlada.

Los porteños responsabilizaron a la empresa porque desde 2010, cuando se inició la construcción de Marina Majahua, nunca atendió los llamados de pobladores para retirar el barco, el cual arrojó desechos al mar en varias ocasiones.

El barco remolcador, de unos 30 metros de eslora de flotación, permaneció durante más de cinco años atracado en el muelle de Marina Majahua.

Recordaron que esa obra también ocasionó la pérdida de franja de arena en prácticamente todo el bloque 3 de restaurantes de Puerto Marqués, y los cimientos de 25 negocios fueron carcomidos por el oleaje.

En representación de propietarios afectados, Miguel Ángel Martínez Ibarra, secretario de la mesa directiva del bloque 3, alertó: “Si no se atiende este derramamiento de diésel y la contaminación de la bahía, será un caos en la Semana Santa.

La capitanía de puerto informó que el derrame fue ocasionado por un barco subcontratado para dar mantenimiento a la marina, (pero) lo dejaron abandonado.

Adelfa Panchi, restaurantera, lamentó: De por sí ya no vienen los turistas, ahora menos. Toda la mañana ha olido muy feo.

Ascensión Ozuna Hernández, secretario de la cooperativa La Marquesa de la Laguna, afirmó: Esta es la famosa marina de la muerte. Hacemos responsables de este ecocidio a las autoridades, que otorgan los permisos. Aquí teníamos mar, nos poníamos a bucear, y ahora todo es relleno.

El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que fueron dos embarcaciones las que se hundieron: un barco remolcador y una más pequeña, llamada chalán.

Es algo muy desafortunado. El primer paso es parar la emergencia, evitar que se siga derramando combustible, añadió.

La subdelegación de inspección industrial de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente informó que el chalán se hundió y arrastró consigo al remolcador, que contenía el diésel.

La octava Región Naval dio a conocer que desplegó un helicóptero, tres embarcaciones menores, seis tramos de barrera de contención de hidrocarburos y 74 elementos, entre ellos un equipo de buzos, para contener y recuperar el combustible derramado. Asimismo, se limpia la franja de arena de Puerto Marqués.

La Semar añadió que investigará las causas del hundimiento de ambas embarcaciones para que se apliquen las sanciones correspondientes. El secretario de Medio Ambiente estatal, Allan Ramírez Hernández, explicó que se notificará a la Agencia de Seguridad de Energía y Ambiente para que evalúe el daño, aunque aclaró que la verificación es de competencia federal.

Por la noche, en representación de la octava Región Naval, el contralmirante Carlos Guerra Ortega aseguró a comunicadores, en presencia del gobernador Héctor Astudillo que no se derramó diésel en la bahía de Puerto Marqués y que el combustible todavía se encuentra dentro de los tanques de la embarcación.

Indicó que resultaron afectados 900 metros cuadrados y se esparcieron cerca de 735 litros de hidrocarburos y masa aceitosa, y no 5 mil litros, como se informó originalmente. El barco está asentado en el fondo marino, no así el chalán. El peor escenario es que se produzca un derrame mayor por movimiento brusco de mareas o cambio de presiones. Se requiere que una compañía de equipo experto extraiga el combustible desde bajo del mar, agregó.

Fuente: La Jornada

Compartir