Soy mexicano, migrante y raro, dice Guillermo del Toro en Hollywood

10
La 2669 estrella del paseo de la Fama de Hollywood que honra al director, productor y escritor Guillermo del Toro fue develada ayer ante gran número de seguidores, algunos con banderas de México y de Estados Unidos.

A la ceremonia acudieron el cineasta JJ Abrahms y la cantante Lana del Rey, así como la presidenta de la Cámara de Comercio de Hollywood, Rana Ghadban.

Durante su discurso, Del Rey, quien recientemente colaboró con el mexicano, afirmó haber aprendido de Del Toro a ser uno mismo; es la mayor enseñanza que he obtenido de sus historias. Me gustaría decir que es hermoso recordar que ser diferente es para celebrarse, y es hermoso que siempre estés ahí para recordarnos eso.

Por su parte, el director de los episodios más recientes de la saga Star Wars elogió el talento del tapatío, a quien conoció hace casi 30 años. Acerca su colega, Abrahms expresó: es un creador impresionante, un artista multidisciplinario, un hombre que celebra la otredad y cuenta historias sobre héroes diferentes e inusuales con corazones casi tan grandes como el suyo. Sus creaciones son muchas veces retorcidas, y a veces aterradoras, pero este hombre, a quien quiero, mi escasamente más viejo hermano mexicano, este genio a quien admiro, es uno de los más dulces seres humanos que he conocido.

Aquí estaré para ustedes

Durante su participación, Del Toro aclaró dos cosas sobre él: es raro y migrante mexicano.

Sobre la primera, el cineasta destacó la importancia de ser quienes queramos. Esta estrella es para todos ustedes que se sienten raros, vengan y tómense un momento, no creo en la magia, pero sí puedo dejar algo de mí aquí hoy, así que estaré aquí espiritualmente para ustedes cada que quieran venir, expresó Del Toro.

Respecto de ser migrante, contó que, siendo un joven creador, cuando vivió en California buscaba terminar su ópera prima, Cronos, y visitaba mucho una célebre avenida, pues sin dinero la manera más fácil de entretenerse era caminar por la calle.

Aquellos paseos, sostuvo Del Toro, significaron mucho para él, pues pudo ver los nombres de otros mexicanos que habían llegado antes, como inmigrante, ver las estrellas de Pedro Infante y Katy Jurado.

El también productor precisó: estamos en un momento de gran miedo y división, porque el miedo es usado para dividirnos y decirnos que somos diferentes, que no deberíamos confiar los unos en los otros. Estas mentiras nos hacen más fáciles de controlar y de odiarnos. El antídoto es estar juntos y darnos cuenta de que esa división es pura fantasía.

Crean en las posibilidades, aconseja

El cineasta destacó la importancia de que un mexicano reciba un reconocimiento como la estrella, pues gracias a este gesto puede decir a los migrantes de cualquier nación “que crean en las posibilidades y no en los obstáculos.

No crean en las mentiras que dicen sobre nosotros. Crean en las historias que tienen dentro. Crean que todos podemos hacer la diferencia, que todos tenemos historias que contar y podemos contribuir al arte, a la creación y al mundo, concluyó el director.

Luego de ofrecer su discurso, el cineasta develó su estrella y posó con la bandera mexicana ante un público que gritaba viva Guillermo y viva México.

Guillermo del Toro es considerado uno de los directores más destacados de la cinematografía contemporánea. Entre los numerosos premios internacionales que ha recibido están dos Óscares por La forma del agua:uno a mejor película y otro a mejor director.

Es productor de Stories to Tell in the Dark, que se estrenará en Estados Unidos el 9 de agosto y el 16 de agosto en México.

Fuente: La Jornada

Compartir