Unión Europea dividida por reformas de asilo a migrantes

209

Bruselas. Los gobiernos europeos están divididos al reunirse en Luxemburgo con el fin de reformar las normas de la Unión Europea (UE) para manejar la llegada de refugiados y migrantes. Esta sesión ocurre tras la muerte de 112 personas, según cifras de la ONU, en un barco que se hundió cerca de las costas de Túnez en un intento por llegar a Europa.

Durante la reunión, los ministros de la UE para asuntos migratorios se mostraron pesimistas en cuanto a las nuevas propuestas para actualizar el sistema de asilo del bloque y se espera que una gran mayoría de los 28 estados miembros las rechacen.

Más de un millón de personas, en su mayoría sirios que huían de la guerra en su país, entraron en Europa en 2015, abrumando a las autoridades de Grecia e Italia y tomando por sorpresa a Alemania, que acogió a cientos de miles de refugiados. Su llegada tensó las relaciones entre los vecinos de la UE y alimentó el rechazo antinmigrante, especialmente en el centro y oriente de Europa.

Los líderes de la UE han insistido en que deben desbloquear este mes su punto muerto sobre cómo enfrentar el influjo de inmigrantes y refugiados.

El viceministro del Interior de Alemania, Stephan Mayer, dijo que “todavía hay déficits considerables” en las propuestas. El ministro holandés de Migración, Mark Harbers, dijo que hay “muchos estados miembros que todavía tienen puntos de discusión”.

“Primero tenemos que arreglar la puerta principal y la puerta trasera”, opinó el ministro de Migración belga Theo Francken a los periodistas. “Entonces podremos llegar a un acuerdo sobre quién está haciendo qué. Si no tenemos una solución para la afluencia masiva de inmigrantes ilegales en nuestra Europa, Europa se acabará y nunca saldremos de esta crisis”.

Sin embargo, el primer ministro danés opinó que un nuevo sistema europeo de asilo podría entrar en vigor el año que viene. Agregó que aquellos inmigrantes cuyas solicitudes de asilo han sido rechazadas podrían ser enviados a un país “que no está en la lista de deseos del migrante”.

Fuente: La Jornada